Nueva York: al menos una vez en la vida

3.5.18


Nueva York y Yo - Yo y Nueva York, es una relación de amor construida en diferentes escenarios, diferentes épocas y con diferentes personas. En todas las ocasiones que me he encontrado con la ciudad he recibido su cálido abrazo, me he emocionado al observar su difuminado skyline desde el asiento trasero de un taxi, me ha hecho ver que todos cambiamos con el paso del tiempo y me ha invitado a quererla un poco más.

Nos merecemos visitar Nueva York al menos una vez en la vida, pero que sea sin prisa, sin mapas, sin rumbo alguno y sin ser turista. No olvides que los mejores planes salen sin ser organizados, y que lo que no sale como nos gustaría, no debe ser síntoma de mal estar, simplemente no salió porque había algo más atractivo que debía ser descubierto.

¿Qué hace que Nueva York deba ser visitada, al menos una vez en la vida?

Libertad, continúan pasando los años y miles de personas deciden que Nueva York sea una oportunidad para ellos. Libertad es lo que sientes al pasear por sus calles. Déjate llevar por el suave viento de la isla, mantén los ojos bien abiertos y siente en tu corazón todas las sensaciones que la ciudad te regala.

Diversidad, Nueva York es un espejo de lo humano que refleja lo bueno y lo malo, la soledad, las injusticias, las razas, las religiones, la pobreza y la riqueza. Caminar entre toda esta diversidad alimenta el alma, porque descubrirás diferentes culturas y diferentes modos de ver la vida y lo cotidiano.

''Nueva York, es un mundo''

Cambio, una ciudad que está en constante cambio y que fue atacada mostrando una firme unión de su diversidad frente a la adversidad. Nueva York, produce un cambio constante, si viajas más de una vez podrás sentir una ciudad diferente,  pero con la misma esencia.

Variedad, hay una Nueva York para cada persona. Es una ciudad que sabe adaptarse a las personas y el viajero puede olvidarse de mimetizarse con el entorno. La cultura en Nueva York es tan variada que satisface a cualquier persona.

Serenidad, puede parecer asombroso que en la denominada jungla de asfalto se pueda encontrar la calma que uno/a necesita, su sonido es calmante y está repleta de oasis tranquilos, donde se pueden poner en funcionamiento los pensamientos o dedicarle un momento a la vida contemplativa así, sin más. 

Hospitalidad, en cuanto el avión desciende lo suficiente como para divisar la silueta de Manhattan sientes la emoción de ser bienvenido/a a una ciudad que hace que te sientas como en casa, es una sensación extraña, porque quizás nunca hayas visitado la ciudad, pero es como si ya lo conocieras y ella a ti.

Creatividad, Nueva York es la ciudad donde podrás crear nuevas ideas. Una ciudad que emana inspiración en cada esquina, es la cuna de las grandes historias escritas en libros o filmadas en películas, es arte, arquitectura, artesanía, música, moda...es la ciudad de las oportunidades, el lugar donde dar rienda a tus cosquilleos interiores.

Si viajas a Nueva York estúdiala con detalle, emocionate cuando veas difuminado el skyline desde la parte trasera del taxi, traspasa sus limites, porque hay más vida más allá de Manhattan, no te guíes por una guía común, usa tus pies para leer sus calles

Enamórate de ti, de tu compañía, de Nueva York y de sus gentes. Escribe tu propia historia neoyorquina, esa historia que querrás repetir al menos una vez en la vida.

Y tú ¿qué sensaciones has experimentado en esta increíble ciudad?

















Otros posts que te pueden gustar

0 comentarios

Posts Populares